Introducción a los CFDs

Seguir

Un CFD (contrato por diferencias) es un contrato entre un comprador y un vendedor para intercambiar la diferencia de precios de un instrumento entre la apertura y cierre del contrato. Esta es la manera más fácil y conocida que existe para operar con materias primas e índices debido a su sencillez, apalancamiento, posibilidades de ir en corto y efectividad. Cuando adquieres uno de estos contratos, no compras el verdadero instrumento financiero. Aun así, tienes la posibilidad de generar ganancias de los movimientos de los precios del activo. Cabe mencionar que los CFDs se liquidan en efectivo. 

Los CFDs (contratos por diferencias) son un acuerdo entre tú y tu bróker para intercambiar la diferencia entre los precios de apertura y cierre de un contrato. En otras palabras, apuestas sobre los movimientos de precios de un activo (como una acción, una materia prima, etc.) sin llegar a poseerlo en realidad.

Las ventajas de los CFDs incluyen un apalancamiento alto (puedes abrir operaciones por cantidades mayores a tu saldo), posibilidad de ir en corto cuando quieras y diferentes instrumentos para elegir, como acciones, índices, bonos del tesoro, divisas y materias primas.

¿Cómo funcionan los CFDs?

Imagina que encuentras una acción con un precio de compra de $25,26. Si compras 100 acciones, el costo total de la transacción sería $2.526. En un bróker tradicional con un requisito de margen del 100%, tendrías que pagar $2.526 en efectivo para completar la operación. Por otro lado, en un bróker de CFDs que tenga un requisito de margen de apenas 5%, solo necesitarías $126,30 para comprar las acciones.

Ten en cuenta que, al abrir una operación con CFDs, al principio verás una pérdida igual al tamaño del spread (la diferencia entre los precios de compra y venta del activo). Si el bróker de CFDs tiene un spread de $0,05, es necesario que el precio de la acción suba al menos $0,05 para que llegues al punto de equilibrio. Si compras la acción directamente en vez de usar CFDs, verías una ganancia de $0,05, pero tendrías que pagar comisiones al bróker. 

Ventajas:

  • Apalancamiento alto. Los CFDs tienen niveles de apalancamiento más altos que otros instrumentos financieros. Los requisitos de margen en el mercado de CFDs pueden ser de apenas 0,5%, aunque pueden variar según el activo subyacente (en el caso de las acciones el requisito de margen es de 20%). Con un requisito de margen bajo no necesitas invertir mucho dinero para abrir una operación de grandes volúmenes (lo que te permite aspirar a ganancias más altas). Sin embargo, un apalancamiento alto hace que las pérdidas sean más significativas.
  • Acceso a mercados de todo el planeta desde una sola plataforma. La mayoría de brokers de CFDs ofrecen instrumentos de los mercados financieros más importantes del planeta. Eso significa que puedes abrir operaciones fácilmente en cualquier mercado (siempre que esté disponible en la plataforma de tu bróker).
  • Sin limitaciones a las operaciones en corto ni préstamos. En ciertos mercados existen reglas que prohíben las operaciones en corto en ciertos momentos, obligan al trader a tomar prestado el instrumento antes de realizar la operación o imponen requisitos de margen distintos a las operaciones en largo. En mercado de CFDs por lo general no tiene reglas para las operaciones en corto. Puedes vender los CFDs cuando lo desees. Ya que no posees el activo en realidad, no tienes que pagar costos por préstamos ni operaciones en corto.
  • Ejecución profesional sin comisiones. Los brokers de CFDs ofrecen casi los mismos tipos de órdenes que los brokers tradicionales, tales como stop, limit y órdenes contingentes como OCO (una cancela a la otra) y “Si Ejecutado”. Incluso algunos brokers ofrecen stop loss garantizados a cambio de una comisión.
  • En muy pocos casos se cobran comisiones por las operaciones con CFDs. La mayoría de brokers no cobran comisiones ni tarifas de ningún tipo por abrir o cerrar operaciones, ya que sus ingresos vienen de los pagos de spreads que hacen los traders. Al momento de comprar un CFD (ir en largo), tienes que pagar el precio de compra que tenga el mercado. Si deseas vender (ir en corto), debes pagar el precio de venta. La diferencia entre estos dos precios es el spread. El tamaño del spread depende de la volatilidad de cada activo subyacente, aunque en la mayoría de los casos es fijo.
  • Sin requisitos para trading intradía. Ciertos mercados exigen cantidades de capital específicas para hacer trading intradía (operaciones que no permanecen abiertas de un día para otro) o imponen restricciones a la cantidad de operaciones de este tipo. El mercado de CFDs no cuenta con estas restricciones, por lo que puedes hacer operaciones intradía si así lo deseas. Puedes abrir una cuenta con apenas $1.000, aunque también es común encontrar requisitos de depósito mínimo de $2.000 y $5.000.
  • Diferentes instrumentos para invertir. Los instrumentos incluyen acciones, índices, bonos del tesoro, divisas y materias primas. Incluso ahora existen CFDs sobre sectores. Eso significa que puedes considerar a los CFDs como una alternativa, independiente de los instrumentos con los que operes.

 Desventajas:

  • Riesgos potenciales. Ya que tienes que pagar el spread, no puedes generar utilidades con los movimientos de precios más pequeños. De igual forma, el spread reduce levemente las ganancias de las operaciones si se compara con las transacciones hechas con los verdaderos activos.
  • Reducción de ganancias por motivo de los spreads altos. Los mercados tradicionales tienen comisiones, regulaciones más estrictas y requisitos de capital más altos. Sin embargo, el mercado de CFDs también puede reducir tus ganancias.
  • Esta industria no está altamente regulada, por lo que la credibilidad de los brokers depende de su reputación, posición financiera y tiempo de existencia. Existen muchos brokers de CFDs fantásticos. Aun así, al igual que todas las decisiones relacionadas con el trading, es importante que investigues a las empresas y encuentres el bróker que mejor se ajuste a tus necesidades como trader.

Por tal motivo, en NAGA Trader trabajamos únicamente con los brokers más grandes regulados en la Unión Europea.

Conclusión

Las ventajas del trading con CFDs incluyen niveles de apalancamiento más altos, acceso fácil a mercados financieros de todo el planeta, pocas (o ninguna) comisiones y ninguna restricción para operaciones en corto ni trading intradía. Sin embargo, los niveles altos de apalancamiento intensifican las pérdidas y el pago de spreads puede ser bastante alto si los precios no se mueven.  Los CFDs son una alternativa excelente para ciertas clases de traders y operaciones. Sin embargo, tienes que comparar las ventajas y desventajas para que elijas lo que mejor se ajuste a tu plan de trading.

Usuarios a los que les pareció útil: 0 de 0

Comentarios

0 comentarios

El artículo está cerrado para comentarios.